Beso de Singapur

¿Qué es el beso de Singapur?

Este divertido “beso” tiene cabida en algunos libros de historia. ¿Por qué “divertido”? Porque no es un beso clásico, es un intercambio sensual/sexual, algo así como succionar el pene con la vagina.

Para tener éxito en esta técnica, todo lo que tienes que hacer es presionar el pene de tu pareja mientras te penetra. ¿Cómo se hace? Con una contracción de la musculatura vaginal. Si está bien hecho, tu pareja tendrá la misma sensación que durante una felación. Aunque esta práctica no siempre es fácil de realizar. Algunas mujeres tienen un perineo musculoso, mientras que otras tendrán que hacer ejercicios de entrenamiento.

Muscular el perineo

Antes de embarcarse en un entrenamiento intensivo de su músculo perineo, debes saber dónde se encuentra. Para ello, nada muy complicado, cuando tenas que orinar (discúlpanos por el lado poco glamuroso), intenta parar unos segundos y luego repite la cosa dos o tres veces. Enhorabuena, ya conoces su existencia. También puedes aplicar los ejercicios de Kegel. Por lo general, están destinados a las mujeres embarazadas o a las que sufren de incontinencia urinaria, pero nunca se es demasiado precavido. Además, ¿cómo resistirse a un “deporte” que puede aportarnos placer y salud?

ATENCIÓN: una mala práctica puede tener el efecto contrario y provocar problemas de salud. Si tienes alguna pregunta, no dudes en ponerte en contacto con tu ginecólogo o tu médico.

El beso de Singapur paso a paso

El beso de Singapur puede hacerse de diferentes maneras, pero te daremos el método básico:

  • El hombre debe permanecer en silencio mientras tú te concentras. Sentada sobre su pene, controlas la intensidad y la continuidad de las contracciones de tu músculo pélvico.
  • Para obtener los mejores resultados, tu pareja debe penetrarte cuando esté en el punto álgido de su erección.
  • Mantén tus caderas estables, al límite de la inmovilidad, y juega con tu mirada para estimular la excitación de tu amante.
  • Aprieta el músculo poco a poco y luego cada vez más intensamente para ejercer presión sobre su pene. Diviértete alternando suavidad y rigidez para sorprender mejor a tu pareja.

 

También te puede interesar

Ir arriba