Cómo hacer sexo anal (por primera vez)

Qué es el sexo anal?

Mantener una relación sexual que implica penetrar con un pene erecto el ano de una persona, en busca del placer sexual. También se puede realizar sexo anal con un dedo o juguetes eróticos (un dildo, juguete anal, pegging…)  

Se suele asociar con las relaciones homosexuales, pero ni todos los hombres disfrutan con el sexo anal ni es sólo un acto que practican personas homosexuales o bisexuales, cualquiera puede disfrutar de la penetración anal si se hace debidamente

Mucha gente puede tener reticencias a la hora de practicar sexo anal, pero pensamos que al sexo nunca hay que tenerle miedo, y está probado que a través de la estimulación de los nervios que se alcanzan con el culo, se llega a disfrutar del orgasmo. Además muchas veces enriquece la relación sexual dándole un toque más erótico, a mucha gente le excita de forma considerada jugar con el culo de sus compañeros o compañeras sexuales. 

Hay gente que dice que el sexo anal es doloroso, lo cual es verdad si no se realiza de forma correcta y al mismo tiempo, subconscientemente, la sociedad crea una barrera mental que nos impide disfrutar de esta práctica sexual. 

Algo de historia

como-hacer-sexo-anal-consejos

Si atendemos a la historia, hay muchas culturas donde podemos encontrar esta práctica sexual, empezando por la antigua grecia, seguramente la más conocida, de ahí la terminología hacer un griego.  Pero gracias a la cultura moche  también se han encontrado evidencias que entre el año 100 antes de cristo y el 800 ac la el norte de Perú tenían predilección por introducir el pene en el horto. Este dato se ha sabido gracias al trabajo de los arqueólogos que han descubierto más de 10.000 piezas artesanales que tienen como tema principal el sexo anal.  

Una de las principales razones para la práctica de la penetración anal es que sirve de anticonceptivo para aquellas parejas sexuales que no quieren engendrar hijos, os recomendamos un artículo de Medium muy interesante que indaga en la historia de este arte sexual.

El sexo anal en el Siglo XXI

Debido a la infinidad de películas porno donde se muestra el sexo anal mucha gente piensa que es una práctica sexual que no tiene ningún misterio, que es tan simple como la penetración vaginal, pero para el disfrute máximo es importante seguir unas pautas; para que haya más gozo que dolor, por ejemplo.

La importancia de un buen entrenamiento

Si nunca has practicado sexo anal, lo primero que deberías hacer es entrenar, no es recomendable pasar de cero a cien en un segundo. Tener de repente un pene entero entre nuestras nalgas sin haber introducido nada antes puede ser dañino e incómodo, por eso lo mejor es ir, de forma gradual, probando diferentes juguetes con distintos tamaños. Se pueden compaginar con la penetración vaginal e ir jugando con dildos anales, así poco a poco entrenamos esa parte del cuerpo preparándonos para un miembro viril grande y largo. 

practica-sexo-anal

Si tu pareja sexual te ha propuesto practicar este tipo de relación sexual pero tienes dudas, si no sabes con seguridad si el sexo anal está hecho para ti, pruébalo por tu cuenta, con un dildo y un condon puedes descubrir si a través del estímulo anal puedes llegar al orgasmo, quizás te sorprendes y lo alcanzas muy rápido, por el contrario si ves que está lejos, ya sabes que no será tu técnica sexual preferida.

Además de este modo sabrás qué es lo que te gusta y que no y será más fácil practicar sexo anal con tu acompañante.

Productos para el sexo anal

Cómo hacer sexo anal (por primera vez)

Hay varios productos que son muy buenos para empezar, por ejemplo el Mini Vibrador Bala, pequeñito y con vibraciones que no te dejarán indiferente.

Si lo que deseas es compaginar el morbo del sexo anal con la penetración vaginal, sin duda el mejor es el Mini Dildo Anal de Acero, ideal para buscar nuevas sensaciones e innovar en la cama.

En cambio, si lo que buscas son sensaciones potentes y tienes experiencia en este tipo de práctica sexual, tu juguete es el Vibrador Anal que masajea la próstata.

Para las parejas que quieran probar con la penetración, recomendamos el Vibrador Dilatador, no hay mejor manera para empezar que dilatando el ano, así la penetración será más sencilla y placentera.

La higiene

Como en toda práctica sexual, así como en la vida, la higiene es importante, si tenéis amigos o amigas con experiencia realizando sexo anal os podrán decir que en ocasiones esta práctica sexual puede ser un poco…, sucia. No por ser lujuriosa sino debido a la definición más simple de la palabra. 

Por ejemplo, sangrar un poco es algo que entra dentro de la normalidad. Obviamente si la sangre no cesa en una hora, es mejor acudir a un médico. 

Consejos para una buena penetración anal

  • El calentamiento previo es muy importante, juega con un dildo o tus dedos antes de pasar a objetos más grandes ; )
  • La experta Angela Watson de DoctorClimax.com aconseja que primero se practique un masaje en el sacro para relajar los músculos y rebajar la tensión de la zona. 
  • Masajea y lame el ano, de ese modo también se crean sensaciones de placer.
  • No te olvides del clítoris, realizar sexo anal no significa tener que centrarse solo en la penetración, podéis jugar estimulando el clítoris o agarrando los pechos por ejemplo.

Hay personas que dicen que el sexo anal les da la sensación de que se van a cagar encima, pero eso es normal pues se debe a todos los nervios que hay en el culo, obviamente podéis detener la práctica cuando estéis incómodos. No tiene que doler, si usáis debidamente el lubricante el sexo anal no duele, por tanto si te duele, mejor dejarlo para otro día. 

No aceleres más de la cuenta. Si se realiza de golpe puede ser dañino y perjudicial, siempre con cautela y poco a poco.

Las mejores posturas

Lap Dance

Un baile que no te dejará indiferente, esta postura es idónea paras los principiantes, debido a la facilidad que ofrece a la hora de insertar y sacar. Además la persona que recibe la penetración es la que decide qué lejos va, tiene mayor control para ver cuánto le gusta o si en algún momento es suficiente, dependiendo de los tamaños del pene puede no hacer falta insertar todo el miembro, a veces la mitad mientras estimulamos el clítoris es más que suficiente para recibir nuevas e intensas sensaciones. 

¿Cómo? Sentado, con el pene erecto, la otra persona se siente dándote la espalda. 

Tumbados boca abajo

La mayoría de los estímulos del ano están al principio, por eso esta postura facilita el placer. 

¿Cómo? Ambos mirando boca abajo, utilizando los hombros como elemento de flexibilidad para penetrar y llegar más  profundo si así se quiere. 

La cuchara 

Está posición es una de las más conocidas y sencillas, la recomendamos pues si es la primera vez que vas a probar el sexo anal con tu pareja y todavía tienes algo de pudor, con esta postura evitas el contacto visual directo. 

¿Cómo? Tumbados y arrimaditos. También puede servir para estimular el clítoris mientras se realiza el acto.

Cowgirl

Con esta postura, otra vez la persona que recibe tienen todo el control, ella o él decide cuánto bajar y además facilita más que las otras posturas la estimulación del clítoris. 

¿Cómo? El compañero con el miembro viril para arriba tumbado en el suelo, la otra persona, con las manos apoyadas  en el pecho o hombro. 

El perrito de pie 

Está postura puede dar mucho morbo y sirve de entrada al BBDD. Se trata de una postura parecida a follar a cuatro patas, pero en este caso el control sobre la persona que recibe la penetración es mayor, puedes agarrar de sus muñecas y controlar sus sensaciones. 

¿Cómo? De pie, te agachas hasta la mitad, empieza la penetración a la par que agarramos de las muñecas y las estiramos para atrás. 

Estás son algunas de las posturas que facilitan el placer a través de la penetración anal, obviamente hay muchas más posturas, y si sois muy imaginativos seguro podéis inventar unas cuantas. En caso de que queráis más ideas, os recomendamos este enlace de donde hemos sacado un par de ideas nosotros mismos. 

El condón

En este caso, aunque seáis monógamos, el condón evita la posibles infecciones, no olvidemos que el ano es un lugar donde se pueden acumular muchas bacterias, del mismo modo, hay que tener mucho control y cuidado si deseáis ir jugando de forma seguida con la penetración anal y vaginal.

La comunicación (más que nunca) 

Si es la primera vez que estás probando sexo anal, querrás comentar todo lo que te pase por la mente, para prevenir a tu pareja y que sepa si lo está haciendo bien, si debe ir más despacio o si puede acelerar el ritmo. Por supuesto, si ves que te duele, has de decirlo y parar ahí, siempre se puede volver a intentar con un dildo anal si a pesar del dolor te ha excitado. Del mismo modo, si las sensaciones son placenteras, decirlo aumentará el momento erótico que estáis viviendo. 

Los secretos más lujuriosos 

Muchas mujeres nunca llegan a descubrir todas las sensaciones que pueden llegar a sentir a través del sexo, ¿Es lo mismo una simple penetración que tener a la vez un pene en la vagina, un dildo en el culo y un vibrador en el clítoris? ¿Es lo mismo que te estimulen de una forma o es mejor que te estimulen de muchas formas? 

Cada persona es un mundo y tu tienes que descubrir las respuestas a estas preguntas por tu cuenta, nosotros desde Juegos eróticos si os animamos a probar, a hablar y ver que os gusta y que no, lo único que tienes que perder es el miedo, todo lo demás es placer sexual apunto de explotar. 

Hay mujeres que encuentran mayor placer con la estimulación del clítoris y la penetración anal, por eso el arte del sexo anal debe ser practicado con cariño y transparencia, quién sabe qué secretos puedes descubrir.

La clave

Es necesario que estéis muy cómodos y relajados para esta práctica sexual, la persona que recibe sexo anal debe relajar los músculos denominados pubococcígeo. Si se mantienen en tensión dificultará la penetración y el placer. 

El lubricante idóneo 

El lubricante, siempre es importante recordar que el lubricante es un producto muy útil para cualquier tipo de relación sexual, ayuda a humedecer las partes y evita posibles irritaciones, en el sexo anal además es crucial para penetración fluida, sin lubricante, difícilmente podremos meter el pene entero dentro del ano.

Una vez que tenéis claro que lo queréis probar, que has hecho previos entrenamientos, con los dedos o mejor aún, con un juguete erótico y ves que crea placer, con el uso de lubricante es el momento de probar algo nuevo, que solo se vive una vez. 

Comunica en todo momento cómo te sientes, sobretodo si te está causando dolor o incomodidad, y no tengáis pudor en probar cosas nuevas, que descubrir nuevas sensaciones es algo bien precioso. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *